...
 

Mirar antes de actuar

Pláticas de 5 minutos

Mirar antes de actuar

Descarga este Artículo

Hay partes de la prevención de accidentes que no se pueden cubrir con reglas estrictas.

Hay condiciones en la industria que permiten que se creen situaciones que son tan infrecuentes que parecen, por lo menos durante un momento, totalmente nuevas e insólitas. Son, por lo tanto, inesperadas y es difícil crear para ellas reglas fijas.

A esta altura, el buen juicio del trabajador debe entrar en juego.  El trabajador que no puede extender sus principios de prevención de accidentes para que cubran cada situación a la que se enfrenta, es una amenaza para sí mismo y para la organización de la que es parte. El trabajador en quien se puede confiar para que encare cada situación precavidamente, es muy valioso para la compañía.

Hay demasiada gente que actúa “a lo loco”. Y no es hasta que averiguan que su descuido les ha costado a ellos, y a otros, un precio muy alto que se dan cuenta del significado del antiguo adagio. Si todos pudiéramos recordar que nunca debemos arrojar un objeto pesado antes de cercióranos de que no va a caer en los pies de alguien, que nunca vamos a tocar una pieza de metal hasta estar seguros de que no está caliente, reduciríamos grandemente el número de lesiones y muertes. Todos hemos actuado alguna vez en nuestras vidas sin tener en cuenta las consecuencias de la acción imprudente que vamos a realizar. Pero la mayoría de nosotros hemos llegado a crearnos un hábito, quizás a raíz de una mala experiencia, de mirar siempre antes de actuar. No obstante, hay entre nosotros quienes actúan de esta manera las menos de las veces. Para ellos la actuación normal es la opuesta: actúan, y después miran. Esto, visto fríamente, puede parecer un juego divertido. Pero si examinamos detenidamente alguno de esos juegos, nos será fácil comprobar las consecuencias trágicas que pueden resultar cuando se pierde en ese juego.

Raymundo Vega
juanmanuel206@hotmail.com